Principios y Valores

La ética como rama filosófica requiere de un minucioso análisis, un razonamiento constante y en otras palabras un estado permanente de reflexión sobre su concepción, acepción y presunción con el fin de determinar su utilidad y aplicabilidad en el mundo.

Es así como entre más profundizamos en el concepto de ética, con mayor ahínco debemos ir depurando sus elementos mediante una deconstrucción precisa y detallada pero a la vez comprensible y sencilla, pues su espectro de uso es de carácter universal. Y a medida que avanzamos en nuestro estudio, vamos conociendo nueva terminología que a falta de consenso entre las diversas corrientes del pensamiento, han ido interactuando con alta frecuencia en el tiempo hasta el punto de mezclarse y perder su individualidad y/o singularidad con la que fue concebida originalmente. El resultado de todo esto, lo encontramos en nuestras vidas diarias cuando en diferentes artículos, libros, revistas y otros medios de comunicación tanto escritos como orales, no se hace la debida distinción entre un término y otro. Como ejemplo de lo anterior, podemos remitirnos a nuestra última entrada en la que se realizaba una imperiosa explicación sobre la diferencia entre ética y moral, dado que son palabras que suelen confundirse y a las cuales en muchos casos les confieren el mismo significado a pesar de su marcada disimilitud. De la misma forma, estos errores se repiten y terminan ocurriendo con asiduidad en una vasta cantidad de palabras, las cuales cuando se llevan a un escenario académico requieren ser separadas y aclaradas para contribuir correctamente en el proceso de aprendizaje, investigación o según sea el caso.

Conforme a lo expuesto, en la presente edición se busca ilustrar la diferencia entre dos elementos de suma importancia dentro del contexto de la ética: los principios y valores.

Como primera medida es importante conocer la definición y origen de cada palabra, para a partir de allí comenzar a identificar sus factores diferenciadores.

Principio (ético): proviene del griego “arché” tambíen conocido como “arjé” o “arkhé”, significa “el primer elemento de todas las cosas” o “aquello de donde proviene una cosa” y antes de dar su paso a la rama ética, era un término que refería meramente a lo material para comprender el “inicio de todas las cosas”. De acuerdo a las definiciones actuales en lo concerniente de manera explícita a lo ético, se refiere al conjunto de normas, reglas, leyes o ideas fundamentales que rigen la conducta humana.

Valores (ético): proviene del latín “valere” cuya traducción significa “ser fuerte”, se cree que esta palabra a su vez tiene un origen indoeuropeo en la raíz wal. Son definidos como cualidades que regulan el comportamiento del individuo.

Según las definiciones aportadas, se puede apreciar una evidente similitud en cuanto a que ambos conceptos influyen en la expresión de la conducta humana, pero también una marcada diferencia en tanto que una se refiere a normas o leyes, y la otra a rasgos propios de cada persona, cuestión que implícitamente nos remite al debate de la distinción entre ética y moral, como si se tratara de una analogía de orden jerárquico que pareciera replicarse en sus elementos de composición. A continuación encontramos un cuadro comparativo con sus principales diferencias:

PrincipioValor
ObjetivoSubjetivo
AtemporalTemporal
UniversalIndividual
Norma / GuíaRasgo / Actitud
PermanenteCambiante
Diferencias entre principio y valor. Sociedad ética Colombiana (2020)

Los principios y valores difieren tanto en semántica como etimología, sin embargo hay un punto en el que se conectan, la reflexión. Por ello es importante cuando nos referimos a estos términos ahondar en los detalles diferenciadores para no confundirlos, pero al mismo tiempo comprender que su mal uso como sinónimos viene dado por un origen compartido. Y es que cuando se habla de principios, no debe malinterpretarse como reglas de irrestricto cumplimiento como las consagradas en los variopintos códigos existentes, sino que deben ser visualizados y/o asimilados como directrices morales para la vida en sociedad, que parte de la reflexión toda vez que hace uso del razonamiento y análisis de los mismos actores sociales para su concepción, promulgación y aceptación universal dentro de lo que el relativismo ético lo permite. Esto quiere decir, que se establecen dichos principios según una reflexión colectiva de lo que la misma sociedad determina es lo mejor para sus propósitos existenciales, para posteriormente convertirlos en guías de vida para el beneficio de todos los individuos. Dichas guías se han ido transmitiendo de generación en generación conforme la evolución de la vida en sociedad, y tienden a ser tan evidentes en el mundo, que las personas las aceptan de manera gradual, implícita y desapercibida, puesto que están orientadas a la satisfacción y bienestar de todos los seres humanos.

Principios Éticos Universales

a. Principio de dignidad e igualdad: se refiere al derecho, valor e importancia que tiene toda persona dentro de su condición humana a ser reconocidos y tratados en las mismas condiciones que el resto de los individuos sin distinción ni excepción alguna.

b. Principio de respeto a la vida: proclama que la vida de cada persona debe ser respetada, protegida y preservada desde su concepción hasta la muerte.

c. Principio de justicia: cimentado en valores como la verdad, transparencia y equidad, busca que no haya desproporcionalidad, desfavorabilidad, ni abuso sobre ninguna persona haciendo uso de la reflexión ética y el código moral.

d. Principio de autonomía: significa que toda persona tiene libertad de pensamiento y actuación según considere oportuno sin transgredir los derechos de los demás.

e. Principio de solidaridad: se enfoca en la cooperación, ayuda y reciprocidad sobre la que se fundamentan las relaciones humanas para la vida en sociedad.

f. Principio de integridad: relacionado a la moralidad, es la búsqueda activa para hacer el bien, actuar correctamente y primar lo bueno sobre lo malo.

g. Principio de responsabilidad: fundamentado en el compromiso adquirido como individuo en relación con el entorno que lo rodea (sociedad y medio ambiente) para su preservación, progreso y perfección (estado ideal al que se quiere llegar). En otras palabras, es como aporta y sirve el ser humano al desarrollo cívico colectivo.

En el otro extremo se habla de los valores, cuya llave de enlace o conexión con los principios radican recíprocamente en la reflexión, sólo que esta ya no se realiza de manera colectiva sino de forma individual, dando paso a la subjetividad con base en el conocimiento, experiencias, herencia, ambiente y temperamento de cada persona. Cuando se hace referencia a la palabra valor, esta se entiende según el grado de utilidad, relevancia o validez hacia algo o alguien en específico, podría decirse entonces, que el valor nos ayuda a estimar. Esta premisa es fundamental para comprender cómo desde su origen etimológico la palabra va ligada más al carácter del individuo pero igualmente con el tiempo se convierte en un término de medición o cuantificación, que desde el ámbito ético nos sirve para establecer la importancia que se le atribuye a un concepto moral para su aplicabilidad en la vida diaria. En este punto, aparece que lo común entre principio y valor, viene dado en función de su génesis moral, encargado de determinar y simplificar lo que se considera correcto, apropiado, o bueno. Corresponde entonces a cada individuo realizar su propia reflexión para decidir qué debe valorar e incorporar en su vida para convertirlo en una cualidad o rasgo de su personalidad, la cual replicada con el tiempo definirá su comportamiento.

Tipos de valores

a. Valores éticos: se relacionan de manera directa con la conducta, y se van forjando conforme los juicios de valor emitidos de manera subjetiva.

b. Valores morales: son llamados así porque se comparten desde la subjetividad pero son aceptados mayormente por el colectivo.

c. Valores socio-culturales: referidos explícitamente a los que varían en función de la cultura y la sociedad según el contexto en el que se desarrollan.

d. Valores espirituales: concerniente a las creencias religiosas, paradigmas o dogmas de los individuos.

e. Valores empresariales: son todos aquellos que se ponen en práctica en las organizaciones para llevar a cabo sus relaciones con las partes interesadas.

f. Valores familiares: enseñados, practicados y transmitidos en los hogares donde se cría y educa el individuo.

g. Valores estéticos: van orientados a la estimación del atractivo o belleza.

¿Qué determina si un valor es bueno o malo? Una constante reflexión y debate que se cierne sobre la naturaleza del concepto moral, pero que encuentra mayores respuestas en la axiología. Por lo pronto, una distinción entre principio y valor bastará para inculcar en nosotros una búsqueda más clara, concreta y congruente a dichos interrogantes.

Para finalizar, es importante recalcar que como ocurre con los términos de ética y moral, que tienden a confundirse como sinónimos, las palabras principios y valores también deben ser correctamente diferenciadas y no jerarquizadas, con la finalidad de comprender más fácilmente el propósito esencial de la ética en nuestras vidas, para orientarnos hacia un mundo más evolucionado.

“Los principios son las guías morales que rigen nuestra conducta, y el valor es la importancia o validez que doy a dichos principios, que con el tiempo según mi valoración se convertirán en cualidades y actitudes propias llamadas valores

Publicado por Editor

Sociedad Ética Colombiana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: